sábado, 22 de julio de 2017

Reseña: O Gran Sushi (Mister Ajikko)


  • Año: 1987
  • Capítulos: 99
  • Estudio: Sunrise
  • Género: Comedia, Gastronomía
Cociñando uns pratos

Argumento

Dentro do mundo da gastronomía, existe unha célebre asociación que acolle aos mellores restaurantes do mundo. Este organismo está presidido polo Rei da Gastronomía, un famoso degustador e crítico que avalía dende fai anos a cociña do país xaponés. Él é un home moi estrito e fai duras críticas cando remata cun prato que non lle gusta, pero aínda é peor con aqueles que forman parte da súa gran organización. 

A pesar de ter un criterio tan elevado, non duda en visitar restaurantes humildes. Nunha das súas visitas a un restaurante de barrio atopa a un cociñeiro con moito potencial que o deixa abraiado pese a súa curta idade. Este rapaz chamado Sushi quere converterse nun gran cociñeiro e para demostrar o seu talento empezará a participar en diversos concursos culinarios. ¿Seguirá demostrando a súa valía ante o Rei da Gastronomía?

Trama e Desenrolo

Igual que moitos outros rapaces, eu dende pequeño vin o Xabarín Club e disfrutei de moitas series animadas, aínda que me gustaban especialmente aquelas procedentes de Xapón. Sen embargo, esta foi das poucas series que pasaron desapercibidas para min e por ese motivo tiven que vela fai pouco tempo. Durante o escaso tempo que a estiven vendo, ocurréuseme facer un cambio e escribir esta pequena crítica na miña lingua natal. Poderíase considerar unha especie de homenaxe, aínda que a miña expresión en galego por escrito ten moita marxe de mellora. Así que discúlpenme aqueles galegos que me len a miúdo.

É probable que moita xente descoñeza este dato, pero O gran Sushi (ou tamén titulado en xaponés Mister Ajikko) é o primeiro anime sobre temática culinaria. No eido do manga as cousas eran diferentes, pero no medio animado era algo completamente novo. A partir de el, surxiron outras apostas similares como Oishinbo (1988) ou Easy Cooking Animation: Seishun no Shokutaku (1989). En tempos máis modernos, destaca a adaptación dun dos novos éxitos da Shonen Jump: Shokugeki no Souma (2015).


O Gran Sushi é un anime que trata sobre un rapaz talentoso cuxo soño é ser un profesional da cociña e para iso participará en diversos concursos culinarios para probar a súa valía e ir mellorando cada vez máis. Dito así soa bastante normal, pero a execución desta premisa pode resultar bastante ridícula pola maneira tan seria en que se toman o arte de cociñar. Non chega a niveis tan absurdos como en outros animes, pero a maneira en que ven este traballo parece como se fora algo moi importante para a vida. En certa maneira é como se aplicaran rasgos do shonen típico a algo ser máis normal, pero a esaxeración e o énfase están ben presentes. Algo habitual é ver como Sushi se enfrenta a algún cociñeiro de gran reputación ou algún degustador. Normalmente eles serán escépticos respecto as súas habilidades e tomaranse como unha afrenta o so feito de que o rapaz intente retalos.

Pero centrándonos máis no “appeal” da serie, o aspecto máis interesante do anime radica en seguir o percorrido do rapaz no mundo gastronómico mentras se enfrenta a toda clase de chefs coa súa propia especialidade como a cociña italiana ou alemana ou ben algún prato en concreto como pode ser o arroz con polo. A serie intenta crear tensión a partir desta pregunta: ¿será capaz de sorprendernos e satisfacer o apetito do cliente ou xuíz de turno? Desta maneira cada poucos episodios observamos como Sushi se esforza en buscar novos métodos ou receitas coas que conseguir o seu propósito. Non se pode negar o enxeño e esforzó do cativo. Algúns capítulos convértense nun proceso de experimentación pola súa parte, xa que ten que dar coa fórmula adecuada ata que queda satisfeito. A veces trátase de encontrar un ingrediente coas condicións adecuadas, pero outras busca un equilibrio entre os diferentes componentes do prato. De forma similar ao que ocurre nunha fórmula química, hai que ter coidado con todo para que o resultado sexa perfecto. Ademais isto ven aderezado coa presencia de rivais recurrentes que competirán en máis dunha ocasión contra o noso protagonista.

Un punto interesante do anime é que a preparación dos pratos soe vir acompañada de explicacións máis ou menos sinxelas para que entendamos mellor o que están facendo os cociñeiros. Non obstante, esta exposición a veces é innecesaria ou ben resulta pouco natural pola intervención de certo “chibi” que extende as explicacións demasiado como se fora un programa de cociña. Por este motivo, un pode chegar a pensar que esta serie é máis ben un programa de cociña camuflado en forma de serie animada. Outra debilidade xeral desta adaptación é a cantidad enorme de episodios que ten. Un total de 99, o cal é un número bastante esaxerado na miña opinión dada a simpleza do argumento e polo tanto non é difícil aburrirse pronto. De outro lado, a animación non é gran cousa e parece talmente unha das decenas de producións da Toei porque non sobresae en ningún apartado, sendo especialmente xénericos os deseños de personaxe. Por último, xustamente os personaxes non teñen moito de que fardar. A súa caracterización é algo pobre debido a que o foco principal concéntrase na cociña. En términos de presencia ou atractivo tamén saen perdendo xa que son moi comúns, sobre todo a familia e a amiga de Sushi que son personaxes pasivos que son están aí para ofrecer algunha axuda ou ben probar novos pratos.

Calificación: 5,5

martes, 18 de julio de 2017

Reseña: Prison School I (Manga)


  • Año: 2011
  • Autor: Akira Hiramoto
  • Género: Comedia, Ecchi, Escolar, Romance
  • Tomos: 8 (Primera Parte)

Estudiantes encarcelados

Sinopsis

Desde su fundación la academia privada Hachimitsu ha aceptado solamente a mujeres, pero recientemente la política educativa del centro ha cambiado para admitir estudiantes varones este año. Esta apertura no ha sido muy exitosa porque sólo han atraído a cinco nuevos estudiantes del género masculino. Nuestro protagonista, Kiyoshi Fujino, es uno de ellos. Él y sus amigos están entusiasmados ante la idea de conseguir novia y dejar de ser vírgenes. Sin embargo, no contaban con la presencia del llamado Comité Estudiantil Secreto. Al intentar espiar a las chicas en el baño caen en sus manos y, de repente, pasan a estar encerrados en una cárcel escolar. ¿Podrán pronto ser libres y seguir con su ideal de juventud?

Trama y Desarrollo

Puede que las historias con trazos de erotismo tengan mucho público, pero hasta el espectador corriente sabe que, por lo general, estas suelen carecer de algún tipo de calidad. En el caso del manga y el anime estas suelen adscribirse al género “ecchi”, siendo detestado por varias razones. Principalmente porque el enfoque está puesto en enseñar las dulces carnes de un montón de señoritas vestidas con poca ropa, en vez de en contar una historia. Por si fuera poco usan sin discriminación alguna los mismos tópicos una y otra y otra vez, hasta el punto de que miras una y ves que todas son iguales con variaciones superficiales. Y ahora me dirás a qué viene todo esto. Es sencillo: Prison School es como un soplo de aire fresco en este género donde el 95% de su material podría ser olvidado porque nadie los echaría de menos. Veamos donde están las diferencias con el resto.

Prison School es una obra que trata sobre un grupo de chicos recluidos en una prisión estudiantil tras ser pillados espiando a las chicas de su clase. Durante ese tiempo de reclusión, el Comité Estudiantil Secreto intenta buscar la manera de que estos sean expulsados. Mientras tanto, ellos intentan luchar para evitar la expulsión y poder alcanzar su sueño: tener una novia y salir con ella. No importa cuantas veces leas el argumento de esta obra: siempre te sonará estúpido. Algo ideal porque estamos ante una comedia con un toque muy absurdo que no pretende convencernos de una idea tan idiota. En mi opinión, es una buena premisa porque para empezar ya apunta a completar un objetivo, con el cual acaba así el arco. Muchas comedias no suelen tener ningún tipo de objetivo en concreto. También implica que los personajes deberán idear distintos planes para huir de ahí. En definitiva, la premisa suena muy bien.

En consonancia con el manganime actual, el escenario es otra vez una escuela secundaria. Probablemente no hay setting más aburrido hoy en día que este, pero tiene sus singularidades. Es decir, se trata de un instituto donde la proporción es de 200 chicas a 1 chico. Además, la presencia del llamado Comité Estudiantil Secreto es fundamental. Este órgano se encarga de supervisar las relaciones impuras entre distintos sexos y mantener el orden. Para lograr su cometido puede encerrar en prisión a los que intenten alterar el orden. Precisamente nuestros amigos están castigados aquí y obligados a realizar trabajos forzados como auténticos prisioneros. Si alguno de ellos cometiera otra infracción grave, él y los demás alargarían su período de aislamiento o bien ganarían la expulsión. Una escuela que obvia los derechos humanos de manera tan flagrante no podría existir, pero precisamente la presencia de una prisión regida por tres mujeres que parecen dominatrix es algo ocurrente.


Una de las razones por las cuales Prison School sobresale tanto es por ser mucho más atrevido que otros candidatos. Claro que no llega al punto de un hentai donde hay escenas explícitas de sexo o se pueden ver con claridad todos los órganos sexuales, pero sí roza ese límite. Los desnudos y la representación exagerada de los atributos femeninos son muy habituales. Es imposible no ver algo de esto en alguno de sus episodios, sobre todo si sale la Vicepresidenta, quien es fanservice andante. Tanto por sus enormes pechos como su remarcado coñ*. Puede que ella no sea la más deseable por lo cansina que se vuelve, pero el autor hace un buen trabajo a la hora de pintarnos atractivas a sus personajes femeninos. También es verdad que ese enfoque constante a pechos, nalgas, etc  a veces molesta, pero se suele reducir a la Vice así que tampoco deberíamos hacer un drama. En realidad, lo más interesante de este manga no es eso. Hay otros mangas que ya han hecho algo así a ese nivel, pero pocos han representado tantos fetiches sexuales como este. Uno de los más evidentes lo encarna la Vice con su aspecto de “profesora estricta”. No hay más que ver su carácter, vestimenta, las gafas y la fusta que lleva. Algo que encanta a André, el masoquista del grupo. No veas como disfruta cuando esta le escupe o le pega con furia. Otros fetiches -los cuales encuentro desagradables- serían ver a una chica orin** o que esta le orin* encima al otro. En el segundo arco se experimentan aún más con estos y otros fetiches.

No obstante, creo que donde sale más a flote el ingenio de Prison School es cuando los personajes planean algo para salir fuera de la prisión. Tanto si es por salir con una chica como si es para obtener pruebas de los abusos del Comité. Vemos como los chicos usan todos sus recursos materiales e intelectuales para lograr estes objetivos. Es cierto que a veces sus ideas se salen del radar del sentido común, pero son posibles de ejecutar si uno se libera del ridículo. Por este motivo, la capacidad del autor es de alabar. A partir de una idea sencilla como puede ser excavar un agujero en la pared de la escuela, urden un buen plan para que no se les escape nada. Desde lo necesario para llegar hasta el agujero sin ser vistos hasta lo necesario para evitar que nadie sospeche de la larga ausencia del protagonista. Pero esto no quiere decir que sus ideas siempre lleguen a buen puerto sino que muchas veces tienen que alterar el plan original y encontrar nuevas formas de ejecutarlo. En la vida real hay una gran cantidad de variables que debes tener en cuenta, pero incluso incluyéndolas no puedes evitar que surjan más. En la medida que ellos sufren, nosotros disfrutamos con esos giros argumentales tan impredecibles. De ahí que haya una incertidumbre constante sobre que lo ocurrirá. Pero aún así casi siempre encuentran la manera de darle la vuelta a la situación, aunque sucedan tantos infortunios por el camino.

Mucho más se podría añadir a las cómicas aventuras de Kiyoshi y el resto como son los momentos míticos que se han creado a partir de las más surrealistas ideas. Digo surrealista porque uno no alcanza a comprender cómo se le pudo ocurrir algo así al autor. Ejemplos hay suficientes para rellenar un manual ilustrativo al completo. Por mencionar alguna está la famosa escena del baño donde Gakuto y Kiyoshi son confundidos por dos homosexuales por Shingo al creer que se estaban dando por c***. Más allá de estas equivocaciones catastróficas, también está la legendaria pregunta del director que solo admitía una respuesta válida: ¿tetas o culos? Lo mejor -o peor- es que siguen derivando en situaciones igual o más increíbles en un proceso que parece infinito y acompañado de diálogos entre los personajes igual de simpáticos. Aún me acuerdo como en el segundo capítulo estaba entre la espada y la pared mientras pensaba “Eros o Thanatos, ¿que hago”. Es imposible contener las carcajadas con ocurrencias de tal nivel, inclusive cuando los personajes parecen tomarse en serio todas las idioteces que hacen.

Aquí tenemos a un sabio.

Por último, si tuviera que señalar errores o carencias señalaría, en primer lugar, el ritmo. Al principio, este manga marchaba a un ritmo considerablemente rápido y se notaba que el tiempo en la cárcel pasaba de forma más o menos razonable. No obstante, hacia sus últimos compases todo se vuelve mucho más lento y uno tiene la sensación de que este juego constante de giros nunca terminará. Afortunadamente no dura mucho y la conclusión llega en el tomo ocho. En segundo lugar, diría que este arco no avanza mucho con otros asuntos como son el triángulo amoroso entre Kiyoshi, Chiyo y Hana. Por último y más importante, estaría el fanservice invasivo de la presidenta. Hay momentos en que opaca -literalmente- con su gran trasero los acontecimientos. En serio es molesto ver como el autor parece tener algún tipo de filia por la cual no puede estar mucho tiempo sin hacer esto. Se carga en ocasiones el suspense de una situación por esa manía. En fin, no puedo otorgarle más nota porque la creatividad que demuestra varias veces es destruida por esas malas decisiones.

Personajes

Los personajes masculinos de Prison School están en sintonía con el tono de la obra. Buena parte de ellos tienen una gran característica que les define, aparte de su obsesión por las chicas guapas. Por ejemplo, el masoquismo de André, el amor por las hormigas de Joe, etc No obstante, a veces su lado pervertido los simplifica al extremo de que todas sus ideas se dirigen a ese lado. Por otro lado, son personajes bastante graciosos, especialmente casos como Gakuto. Otros que podrían parecer menos simpáticos ganan más gracias a su interacción con los demás como el dúo Kiyoshi y Gakuto. Como he dicho puede que parezcan unos babosos sin más, pero no puedes evitar simpatizar un poco con ellos por lo chalados que están y las injusticias que sufren. Por desgracia, no se puede decir que su personalidad cambie con el tiempo, a excepción de Kiyoshi quien creo se vuelve un tío con más cojones que el resto. Algunos pueden decirme que como grupo su amistad gana más fuerza, pero esto me causa muchas dudas porque cada vez que cae ante ellos la posibilidad de hacer lo que gustan tienden a olvidarse de los demás. Cierto es que al final del arco sí sale reforzada, pero en el siguiente la “amistad” no importa demasiado.


En oposición a este grupo de hombres, encontramos a las féminas que les doblegan bajo su autoridad. La verdad este contraste es muy gracioso porque representa un fetiche por el cual algunos hombres se excitan al ser dominados por una mujer violenta y con carácter. Algo que ellos disfrutan cuando está presente la Vicepresidenta, quien parece el fetiche de la profesora atractiva que castiga al alumno por su “mal comportamiento”. A diferencia de los chicos, ellas parecen poseer un poco más de complejidad porque no piensan solo en sexo. No obstante, no terminamos de conocerlas bien hasta que llega el segundo arco donde su pasado es revelado. Entre ellas, la Vicepresidenta sale muy a menudo a causa de su posición. Al principio, sin duda es un personaje muy sexy y divertido por sus castigos eróticos, pero a la larga se vuelve casi cargante. Si a esto le sumamos la sexualización exagerada y el constante enfoque a sus pechos y otras partes… Es casi como tenerla encima todo el rato y tanto fanservice daña al personaje de forma irreparable por la obsesión del autor. Hana, en cambio, resulta una excelente compañera de Kiyoshi a la hora de las carcajadas. Ambos poseen una extraña química que hace que cada uno de sus momentos sean hilarantes. Mientras Kiyoshi intenta evitarla a toda costa, ella le persigue para que pague por la vergüenza que le hizo pasar, pero solo logra incorporar más afrentas a su lista. Por eso mismo uno piensa que sería mejor deshacerse de Chiyo porque es el personaje más aburrido de todos. Por último, el director protagoniza algunas de los momentos más memorables y posee cierto carisma que explotan bastante bien.

Conclusión

Prison School puede ser obsceno y descarado hasta límites insospechados, pero justamente esa es su fortaleza. A diferencia de sus hermanos del mismo género, ella no duda en llegar lejos para sorprender a sus lectores y no caer en tópicos raídos. El ingenio que demuestra en las diferentes situaciones que toman como protagonistas a nuestros personajes hacen que uno disfrute al máximo. Casi nunca serás capaz de prever cuál será el próximo movimiento que harán. Si no te gusta el humor tan poco “refinado”, te recomiendo obviar su existencia. Por el contrario, si no tienes problemas con este tipo de humor y además buscas una obra con la morirte literalmente de risa estás tardando en comprar el primer tomo.

Calificación: 7,5

domingo, 16 de julio de 2017

Reseña: Rosario Vampire I (manga)


  • Año: 2004
  • Editorial: Shonen Jump
  • Género: Acción, Comedia romántica, Ecchi, Harem Sobrenatural
  • Volúmenes: 10 (Primera Parte)

Un perdedor rodeado de bellezas sobrenaturales 

Sinopsis

Por azares del destino, un estudiante normal llamado Tsukune Aono se matricula por error en el Instituto Yôkai, una institución educativa especial para seres sobrenaturales. Preocupado por su seguridad, Tsukune intenta abandonar la escuela. No obstante, un afortunado encuentro con Moka Akashiya, una vampiresa dotada de una hermosura inusual, le hace cambiar de opinión. A partir de ese momento, tendrá que evitar que descubran su verdadera naturaleza.

Trama y Desarrollo

Uno de los primeros mangas que empecé a coleccionar fue precisamente el título del que estoy hablando ahora. En ese momento tendría unos quince o dieciséis años por lo que mi criterio a la hora de seleccionar obras de calidad era muy reducido. Digo esto porque no creo que a nadie le sorprenda descubrir que Rosario Vampire no es un gran manga, ya que pertenece a esa odiosa clase de obras cuyas etiquetas más llamativas son “ecchi” o “harem”. Para  alivio de sus fans diré que su versión animada es mucho peor hasta el punto de que la considero casi atroz. La verdad no me extraña viniendo de ese estudio llamado Gonzo, que se volvió basura al llegar la década del 2010. Pero veamos qué tiene de bueno y de malo este manga.

Rosario Vampire es básicamente una comedia romántica y una fantasía de autoinserción en un escenario escolar y sobrenatural donde el protagonista busca establecer una relación con Moka, una vampiresa de la cual se ha enamorado, pero solo conseguirá engrosar el número de integrantes de su harem personal. Por tanto, si esperas encontrar un romance o drama convincentes te invito a abandonar la lectura. Pierdes tu tiempo. Igual que en muchas historias de su género, aquí hay un perdedor que gana los favores de un montón de mujeres mucho mejor que él en casi todos los aspectos. 


Como he dicho, nos encontramos en un internado exclusivo para entidades sobrenaturales donde los humanos tienen prohibida la entrada. En este lugar, ellos aprenden a adaptarse al mundo humano como si fuera una escuela normal y por eso tienen prohibido mostrar su identidad yôkai al resto. A pesar de esta peculiaridad, se trata de un instituto corriente donde verdaderamente no hacen nada especial para que se integren mejor en el mundo humano como podrían ser charlas o clases especiales. Al mismo tiempo, la regla fundamental se rompe cada episodio. No hay más que ver como Kurumu o Yukari dicen ante todo el mundo su naturaleza sobrenatural. Los incidentes violentos tales como agresiones, violaciones u otras acciones de índole similar ocurren cada poco, pero no hay vigilancia reforzada ni castigos lo suficientemente severos. Incluso se permite la existencia de un consejo de seguridad que actúa como una panda de mafiosos. Sin duda, esto cae en la categoría de escenario inverosímil. Ambos hechos nos indican que esta institución educativa es incompetente, aunque podemos obviar este hecho por el tono cómico.

Durante la primera parte, los episodios suelen seguir una estructura similar aunque hay cierto progreso en la historia. El punto de partida tiende a ser un conflicto entre un yôkai en particular y nuestro grupo de protagonistas al causar algún problema en la escuela. En medio de la resolución del mismo, hay un malentendido entre Tsukune y Moka o algún integrante del harem posee alguna preocupación que produce una separación temporal. Debido a las circunstancias favorables para el antagonista de turno, ellos están en peligro hasta que el sello de Moka es anulado y derrota al villano fácilmente. Una estructura simple sin mucha gracia porque los problemas suelen ser resueltos sin dificultades o tirando de conveniencias muy obvias como un presentimiento o la casualidad de encontrar la clave de la cuestión.  En raras ocasiones se utiliza el ingenuo o la astucia para derrotar a los entes o resolver un problema sin acudir a la benevolencia del autor.


Por el lado positivo, los conflictos pueden incluir casi cualquier clase de criatura que forme parte del folclore occidental u oriental: vampiros, hombres lobo, súcubos, sirenas, mujeres araña, brujas, trols, zorros de fuego, etc También se dan casos especiales como algún personaje que encarna a personajes mitológicos como Medusa. Por este motivo, difieren en su actuación y los poderes que poseen. Las escenas donde muestran sus verdaderos colores -tanto su forma original como su personalidad- llaman la atención. El dibujo logra representarlos de forma muy amenazadora, con grandes colmillos y garras. En verdad parecen monstruos peligrosos. Cuando combaten contra Moka y los demás, la acción es buena a nivel de espectáculo. Las patadas o golpes que reparte la poderosa vampiresa hacen considerables grietas en el terreno o daños cuantiosos en el cuerpo del rival. Por el lado negativo, hasta llega a los arcos importantes ningún villano ocasional representa un verdadero peligro. Al ser el más débil, Tsukune siempre está protegido por sus amigas. Puede que acabe dañado por proteger a alguien, pero solo eso. Nunca hace nada importante aparte de retirar el sello. Casi siempre es Moka quien se encarga de hacer el trabajo importante. Su fuerza es tan abrumadora que puede liquidar al enemigo de un solo golpe. Luego Tsukune gracias a la sangre prestada empieza a luchar, pero ocurre lo mismo: el enemigo es derrotado sin problemas por ese enorme poder. Por esta razón nunca hay un reto que pueda poner las cosas difíciles al grupo. 


A pesar de que dije que es una comedia romántica, como habéis visto se termina centrando más en las batallas y en construir conflictos más serios a partir de la creación de arcos como el de la Colina de las Brujas. Eso no quiere decir que el resto de géneros hayan sido abandonados, aunque debo decir que no sobresale mucho en ninguno de ellos. En la parte humorística y erótica se suele valer de los típicos malentendidos o confusiones entre los personajes. Los accidentes que acaban en resultados eróticos como un levantamiento de falda o tocamientos en partes íntimas femeninas también saltan de vez en cuando, aunque no se abusa mucho de ellos. Un chiste que sí es muy recurrente es como las esperanzas de Tsukune de besar a Moka acaban en nada porque ella se lanza a su cuello para chuparle la sangre, dando la sensación de que es el aperitivo matutino de nuestra vampiresa. Sus reacciones de miedo o incredulidad ante la naturaleza de los entes también provoca algunas risas. El fanservice también es un tópico, aunque solo vemos de vez en cuando algún desnudo o pérdida ocasional de parte de la ropa. Es de admirar que el autor no saturara con estos elementos, pero desgraciadamente todo es promedio. No hay nada maravilloso.


Sin embargo, si algo hace de manera terrible como sus predecesores y coetáneos es hacer vanas promesas de desarrollar una trama romántica adecuadamente. Llevar la etiqueta “harem” supone que en el 95% de los casos el protagonista nunca se decida sobre quien le gusta más o que bien nunca obtenga la oportunidad de alcanzar un noviazgo con la chica que le gusta desde el principio. En nuestro caso, estamos ante la segunda opción. Los intentos de Tsukune y Moka por acercarse el uno al otro para avanzar más en su relación son constantemente saboteados. Siempre serán interrumpidos de una manera u otra cuando están en un momento ideal. No importa que su amor sea mutuo, ya que nunca tienen ocasión de declarar sus sentimientos y consumarlo. Además su relación de amistad tampoco es muy sólida porque constantemente crean melodrama por alguna tontería fruto de malentendidos o fuerza algún conflicto de la nada. Se podrían resumir como las típicas dudas y problemas de confianza que padecen los críos de cualquier serie de adolescentes malas. Es aburrido de ver como este proceso parece no tener fin. Otro problema molesto es la exposición tan idiota e innecesaria que hacen aquí. Incluso en los shonens de peleas como Hunter x Hunter o Naruto no son tan plastas. Aclaran cosas muy simples que podemos deducir solo observando las situaciones y a sus personajes.

Personajes

-Tsukune Aono: Protagonista principal de esta historia y un nuevo estudiante del Instituto Yôkai. A diferencia de todos sus compañeros, Tsukune es un simple humano sin ningún tipo de poder. En otros ámbitos destaca por nada especial, ya que sus resultados académicos son mediocres y carece de alguna habilidad notable. La definición perfecta sería un tipo común de aspecto corriente. Su única motivación es poder estar en una relación amorosa con Moka y así poder disfrutar plenamente de su estadía en el Instituto Yôkai. Más allá de este interés, sus acciones se dirigen a pasar el tiempo con sus amigas y ayudar a los demás. Encaja perfectamente en el grupo de los llamados protagonistas beta y personajes de autoinserción, cuya única misión es hacer sentir al espectador. Si hasta su razón para seguir en el instituto es idiota, ¿te arriesgarías a que tu vida fuera amenazada hasta que te gradues? Cualquiera con dos dedos de frente diría que no. Más tarde lo intentan convertir en un guaperas gracias al poder prestado de Moka.

-Moka Akashiya: Protagonista femenina principal de esta historia y la chica de la que está enamorado Tsukune. Debido a la naturaleza humana de Tsukune, Moka se ha aficionado al saber dulce de su sangre. Ella es una chica amable, comprensiva, dulce, hermosa, ingenua y pacífica. También le gusta prestar su ayuda a los más débiles. Académicamente, también destaca siendo de las primeras en su promoción. La mayoría piensa que es más un ángel que un vampiro. Cuando asistía a un colegio humano, Moka se sentía aislada respecto al resto y tenía una mala opinión de aquellos que no eran entes, pero gracias a Tsukune cambia de opinión. Tsukune es lo que más valora en el mundo. Este hecho carece de sentido porque es improbable que una chica tan guapa y agradable no pudiera tener ni un solo amigo.

Los poderes de Moka están sellados mediante un crucifijo, ya que ella odia luchar. Cuando este es retirado, se convierte en una vampiresa de pelo plateado cuyo rasgo más sobresaliente es su fuerza sobrehumana y totalmente abrumadora contra casi cualquier ente. Posee un aura maligna muy poderosa, aunque en el fondo su aspecto amenazador no le hace justicia a su bondad interior. En ese momento también su personalidad cambia, teniendo una actitud más seria y siendo muy orgullosa. Esta doble personalidad la hace más interesante.

-Kurumu Kurono: Una de las amigas de Tsukune y también estudiante en el mismo instituto. En un principio, ella era una súcubo que pretendía engatusar a todos los estudiantes debido a su arrogancia al considerarse la más guapa. No obstante, la mayoría quedó prendado de la belleza de Moka, así que intentó usar sus poderes hipnóticos para convertir en su esclavo a Tsukune. Afortunadamente, cambia de opinión tras ser salvada por el chico de la paliza de Moka transformada. En comparación a su principal rival amorosa, Kurumu es mucho más directa y descarada con los métodos que utiliza para ganarse a Tsukune. Eso no quita que siga siendo una chica de buen corazón, aunque a veces se pase. Aparte de sus poderes de súcubo capaces de crear ilusiones o utilizar hipnosis, también es capaz de cortar fácilmente con sus uñas el tronco de un árbol.

Descartando al protagonista, puedo decir que la mayor parte de las chicas poseen un encanto especial. Ciertamente encajan dentro de algún estereotipo de los muchos que hay, pero la verdad uno siente que tienen suficientes características para decir que son más que eso. Personalmente, también las encuentro muy bellas gracias al dibujo del autor. El problema es que siguen siendo personajes simples cuyos pensamientos se dirigen al protagonista o ayudar a sus compañeras. Su vida no depende totalmente de él, pero casi se acercan a ese rango. Además, sus razones para enamorarse del protagonista siempre son las mismas: su amabilidad y el hecho de salvarlas. También estropea bastante su situación que se utilizan sus pasados o situaciones para victimizarlas como recurso para causar compasión en el espectador.

También encontramos otros personajes interesantes como Gin por ser un donjuán muy pomposo, pero es desaprovechado. Tras el tercer tomo se convierte en poco más que decoración. En cuanto a los villanos, son decepcionantes si los analizas a fondo porque ves que son antagonistas de pensamientos malvados. Es decir, tu típico villano unidimensional. Al menos, sus razones para causar problemas varían. Algunos son pervertidos que acosan a alguna de las chicas. Otros quieren alimentarse u obtener la energía de otros entes. Y los últimos buscan poder e imponer su autoridad o acabar con los humanos. Un ejemplo sería Kuyo, quien es el jefe del comité de seguridad. Él es un megalómano que se cree la justicia y por tanto busca aplastar a cualquiera que no respete sus normas.

Conclusión

Puede que Rosario Vampire sea más interesante que las clásicas comedias románticas de los años 2000, pero son muchos los problemas que padece para convertirla en una propuesta sólida. Ni siquiera esa trama oscura que construyen en el arco de los entes renegados la salva y solo confirma sus defectos: mala exposición, constante entorpecimiento a la relación amorosa, victimización como arma para ganarse la simpatía de los personajes femeninos, batallas que se resuelven sin esfuerzo, conveniencias por todos lados, etc Sinceramente, si defendiera Rosario Vampire también tendría que defender muchos otros mangas o animes similares como puede ser el caso de Re Zero (2016). Ser diferente o posiblemente interesante no sirve de nada si esto no viene acompañado de una buena escritura. 

Calificación: 4

viernes, 16 de junio de 2017

Crítica: Ataque a los Titanes Segunda Temporada


  • Año: 2017
  • Capítulos: 12
  • Estudio: Wit Studio
  • Género: Acción, Drama, Fantasía
Incapaz de hacer nada

Al fin, la tan esperada segunda temporada de Ataque a los Titanes terminó y con ello también lo hicieron mis ganas de seguirla en próximas ocasiones. Hay varias razones y algunas de ellas son aplicables para la primera también. Pero allá van mis argumentos sobre lo que he visto y, posteriormente, razonado.

Para empezar, no podré en duda que sigue siendo una serie con altos valores productivos y prácticamente podría mantener lo que dije sobre la anterior temporada. No es un aspecto que hayan querido descuidar, así como tampoco el hecho de que la acción siga siendo algo fenomenal. Los principales cambios es que ahora tenemos más batallas entre titanes, sobre todo el encuentro cara a cara entre el Titán Acorazado y el Titán de Eren. Al elenco se incluyen otros titanes cambiantes como Ymir, quien también ha proporcionado grandes espectáculos como la defensa del castillo para proteger a Christa y los demás. El protagonismo de aquellos que usan el equipo de maniobras tridimensionales ha bajado bastante, pero hay algunas escenas bastante memorables. Hasta el comandante Erwin ha podido lucirse en este aspecto al ser algo más que un estratega.


Lástima que a partir de aquí tendré que señalar muchos puntos negativos. Uno de los más odiosos fue el ritmo. Agradezco que ahora tuvieran la decencia de solo meter dos resúmenes al inicio de los capítulos dos y seis, en vez de los más de veinte de la temporada anterior. Pero por desgracia el flujo que sigue la historia es muy lento. Igual o más lento que antes. Los flashback siguen saltando cada poco tiempo, impidiendo que se mueva todo con naturalidad. Uno o dos flashback están bien para darle más énfasis dramático a un momento, pero no son uno ni dos sino más de una decena. Por encima, sigue habiendo conversaciones innecesarias donde se repite algo que ya sabíamos o se podía suponer. El truco de sacar algún personaje para que parezca que están diciendo algo nuevo no cuela. Es lo mismo pero de boca de otra persona. 

Pero esto no es lo peor de todo sino el ver como alargan la trama para evitar desvelar datos importantes que producirían un buen avance. No es que me moleste que haya algún secreto que sea retenido, pero es absolutamente molesto cuando van varias veces seguidas. En la anterior temporada, de no haberse congelado Annie habrían podido obtener varios secretos que esconden los titanes cambiantes al servicio de cierta nación. Pero claro metieron un aspull y congelaron a Annie para evitar que se descubriera nada y tuvieran que buscar a los otros dos. Algo que me hizo gracia porque hasta entonces el endurecimiento duraba unos segundos. ¡Qué conveniente! Pero sorpresa, volvieron hacer lo mismo y ellos dos no han soltado apenas prenda. No sabemos porque quieren exterminar a la humanidad a excepción de que alguien se lo encargó y tampoco sabemos nada sobre como han conseguido esos poderes. El cazurro de Eren podría haberles preguntado en dos ocasiones y en las dos mantuvo una actitud de idiota parado que no sabía ni que decir. 


Claro algunos excusarán con que se han descubierto bastantes cosas como que sabemos que existe el llamado Titán Bestia y es alguien importante, que las murallas están hechas de titanes endurecidos y la Iglesia está metida en ello, que Christa tiene algo que ver con la realeza y los titanes y que los titanes normales podrían ser humanos en base a lo de Conny (otra conveniencia porque hasta entonces se había demostrado que los titanes no podían hablar). Pero sinceramente el triple de cosas pudieron ser descubiertas en estos doce capítulos. Uno siente que ha sido una pérdida de tiempo al ver como han alargado la trama artificialmente por inacción de aquellos que tuvieron la posibilidad en la mano como Eren. Oh y hablando de revelaciones, me olvido de una muy esperada: Reiner y Bertholdt confesándole a Eren que son el Acorazado y el Colosal. Podría ser fácilmente la revelación más anticlimática del año. No solo porque el tipo se lo dice así sin más y sin pensar en la posible reacción que tendría Eren al escucharla sino porque el mismo idiota del protagonista reacciona como si le hubieran dicho que si quiere irse de camping en vez de reaccionar nervioso y muy enfadado ante la confesión de que son los asesinos indirectos de su madre y de tantas otras personas. Por favor, que nadie se atreva a defender esta basura. Sin duda, el autor quería buscar la forma más impactante de soltarlo, pero terminó en el peor resultado posible.

Por otro lado, la verosimilitud está empezando a caerse al mismo tiempo. En primer lugar, me gustaría mencionar la conveniencia de que los titanes se pueden mover de noche si reciben la luz de la luna. Curiosamente en la primera temporada nos habían explicado que por un experimento de la Mayor estos no pueden moverse sin luz solar, pero ahora se inventan que la luz lunar también vale. Una estupidez. Podría incluso aceptarlo si estos recibieran la luz de la luna durante varias horas, pero se vio que en cuanto asomó la luz de la Luna volvieron a moverse sin ningún problema. Otro hecho que me molestó es como Mikasa pudo haber matado a Reiner y Bertholdt al mismo tiempo, pero sorpresa ahora Mikasa la mujer que asesina sin dudar a quien ose tocar a su Eren resulta que dudó por un instante. Algo que nadie se traga viendo su actitud de casi yandere cuando tocan a su hermanito. Pero esto aún así no tiene sentido porque se trata de espadas de acero especial capaces de atravesar fácilmente y de forma profunda la carne de algo gigantesco, ¿pero no es capaz de atravesarles el brazo y el cuello a dos humanos corrientes? Si hasta Bertholdt no habría podido levantarse porque le partió casi el cuello, pero luego se levanta en un santiamén. En fin, un truco para darle emoción al asunto lo mismo de siempre.

Más que la mirada de una persona cuerda parece la de una loca.

Y más de lo de siempre sería hablar de que el autor sigue empeñado en hacernos ver al mundo de forma cruel y despiadada y como hay que sacrificar tu humanidad para ganar. Esta idea no la había comentado en mi anterior reseña porque ya había escrito demasiado. El caso es que al autor carece de sutileza al transmitir el mensaje. No es necesario repetir cada poco “el mundo es una mierda”. En este anime ya ocurren cosas espantosas y recalcarlo tantas veces es reiterativo aparte de infantil. Por esta razón Shingeki no Kyojin es otro anime que no sabe el significado de sutil. Además quiero comentar que este mensaje en sí no me parece bueno porque intenta demostrarte en múltiples ocasiones como la esperanza y el confiar en los demás no sirve de nada y tienes que ser inhumano para vencer a los obstáculos de este mundo despiadado. Pero ni eso le sale bien porque lo único que consiguen es fracasos y más fracasos. Así que ni siquiera es capaz de demostrar que su mensaje está en lo correcto. En vez de eso prefiere recurrir al factor shock matando personajes que no nos importan o haciéndoles sufrir innecesariamente. El autor podría considerarse un retrasado al matar personajes como Mike del Cuerpo de Exploración, ya que mató de forma tan idiota a uno de los mejores soldados.

Por último, quiero hablar de los personajes. En esta temporada el foco ha estado muy disperso y el trío protagonista no ha tenido mucho protagonismo la verdad. Sin embargo, tanto Eren como Mikasa han empeorado. Por una parte, Eren parece haber adoptado la capacidad camaleónica de Kirito y otros personajes sin personalidad. Esto se puede demostrar en su actitud pasiva ante las declaraciones de Reiner y Betholdt y el secuestro perpetrado más tarde. En vez de sacar su típica personalidad de chico de sangre caliente e idealista, vemos como se mantuvo sin poder decirles nada hasta que pasa cierto tiempo de su secuestro. Una persona que de verdad supiera que tiene a los asesinos de su madre delante, les insultaría y les pediría explicaciones. Era algo ridículo. Por otra parte, Mikasa ahora ha acentuado aún más ese carácter de psicópata que solo piensa en defender a Eren y cada vez que la vemos tiene ojos de loca. Y una cosa, no voy a detenerme mucho en la chica patata porque le hayan dado un capítulo. Ella es prácticamente innecesaria en la trama y que viva o muera no va a tener ningún peso en ella.

Reacción de alguien "normal" al oír que ellos son los culpables del asesinato de miles de inocentes

En verdad en quien quiero centrarme es en Reiner y Bertholdt. El primero siempre mantuvo una actitud de hermano mayor para Eren y de buen soldado, pero evidentemente es un asesino sin escrúpulos bajo el manto de alguien más amable. Odié que se inventaran esa supuesta “doble identidad” para excusar en parte lo que hizo. De Bertholdt poco se puede decir porque nunca abría el pico y tampoco es que haya tenido muchos diálogos. Resulta tan poco impactante que el sea el titán Colosal por su personalidad callada y cobarde. Lo que más me molesta de estos personajes es la hipocresía que gastan y como el autor ni se molesta en retratarlos de forma más dura. Es evidente que lo que han hecho no tiene perdón alguno y que generarían poca empatía con el espectador, ¿pero tanto costaba darles un conflicto interno? En vez de mantener el misterio sobre su identidad, habría resultado más conveniente ofrecer algo sobre como su misión de matar a la humanidad empezaba a chocar con la idea de que sus compañeros son importantes para ellos, pero nada de nada. Al final uno los ve objetivamente como un par de asesinos. Algunos dirán que les preocupaban los demás, pero nunca se DISCULPARON como es debido. En vez de eso el hipócrita de Bertholdt les dice que ojalá se pusieran en su lugar. Oh claro como si te hubieras parado a pensar en el daño que estabas haciendo a los demás, matando a sus familias y amigos. En vez de explicarles porque estaban haciendo lo que estaban haciendo, les pides comprensión. En serio qué asco me causan. 

En conclusión, tengo muy claro que este anime seguirá en próximas temporadas yendo cuesta abajo cada vez más. Por mucha acción que pueda proporcionar al espectador no vale la pena seguirla y yo estoy cansado de historias de adolescentes hechas por mangakas mediocres.

Calificación: 5

miércoles, 14 de junio de 2017

Análisis: Ataque a los Titanes S1


  • Año: 2013
  • Capítulos: 25
  • Estudio: Wit Studio
  • Género: Acción, Drama, Fantasía, Terror

El contraataque de la humanidad

Sinopsis

Hace mucho tiempo los seres humanos vivían en paz, pero la llegada de unos seres llamados titanes cambió todo. En muy poco tiempo eliminaron a la mayor parte de la humanidad, pero gracias a la construcción de unos enormes muros pudieron sobrevivir dentro de ellos. Un siglo después, un gran titán aparece de improvisto y hace un enorme hueco en la muralla más externa. Como consecuencia de ello, empiezan a entrar numerosos titanes que devoran a la población. Una de sus víctimas es la madre de Eren Jäger, el cual tiene que presenciar como su madre es devorada por uno de ellos. Debido a este hecho, no tarda mucho en alistarse al ejército y tomar la decisión de exterminarlos a todos.

Una premisa interesante, pero un mundo por explorar

En mi opinión, la fama que consiguen algunos animes es injustificada. Tales ejemplos valdrían para Sword Art Online (2012), Tokyo Ghoul (2014) o Re: Zero kara Hajimeru Isekai Seikatsu (2016). No opino exactamente lo mismo de Ataque a los Titanes porque creo que contaba con más posibilidades de volverse algo bueno que los otros tres. También no negaré que es un anime que disfruto ver, pero eso no interferirá con mi juicio a la hora de valorarlo. Juicio que sí fue afectado la primera vez que intenté reseñarla y ahora sí estoy seguro de hacer un análisis diez veces mejor porque he diseccionado mejor la obra y comprendido sus aspectos positivos y negativos. Veamos cuáles han sido los factores que la han catapultado hasta el éxito.

Pocos pueden decir que la premisa de esta obra no es interesante. En su tiempo resaltaba aún más porque no había tantas series que pretendieran contar algo similar sino que encontrabas montones de slice of life con tintes cómicos, comedias escolares, historias de fantasía, historias dedicadas a algún deporte, etc Casi todas rodeadas de un montón de niñas monas sin más encanto que su cara bonita. Así que podría decir que era algo fresco. No innovador porque ya hacía tiempo que aparecieron historias de ese tipo sino relativamente nuevo. Además, el primer capítulo estaba rebosante de expectativas, aunque tuviera algunos fallos.


Más atractivo aún es el mundo en que se desenvuelve la historia. Se trata de un escenario post-apocalíptico donde la humanidad ha sido arrinconada por los titanes, unas criaturas enormes cuyo único fin es devorar humanos. En el caso de los categorizados como “anormales” a veces se comportan de formas que es difícil prever. A pesar de no tener ningún tipo de inteligencia, son muy peligrosos por varias razones. Una de ellas es que son prácticamente invulnerables a excepción de un punto débil situado en la nuca, sino se regenerarán al estado anterior. La otra es simplemente que tanto su tamaño como su fuerza superan por mucho la de una decena de humanos así que las posibilidades de vencerlos son mínimas. Su aspecto es curioso y hasta puede resultar ridículo. Sin embargo, este mismo hecho crea un buen punto de horror ya que nadie se esperaría que algo así pudiera comer con tanta naturalidad a alguien.

Durante décadas el sistema para defenderse de ellos han sido tres muros nombrados como María, Rose y Sina. Pero la otra defensa consiste en el ejército, que se divide en tres fuerzas distintas: a Tropa de Guarnición, encargada de proteger las ciudades y reforzar los muros; la Policía Militar, los hombres bajo las órdenes directas del rey; y el Cuerpo de Exploración, cuya misión es explorar el territorio más allá de los muros e investigar a los titanes. Para cumplir su misión –sobre todo pelear con los titanes– están equipados con lo que llamamos equipo de maniobras tridimensionales, una herramienta que permite moverse libremente por varias superficies y en cualquier inclinación, incluso alcanzar grandes alturas sin mucho esfuerzo. A esta herramienta le acompañan varias espadas preparadas para cortar la carne de los titanes. Podría decirse que la movilidad es el factor clave para derrotarlos. Más tarde, la serie nos muestra otros métodos que utilizan los soldados como son otras armas como cañones o arpones especiales, y algunas tácticas como la formación a larga distancia. 

A esto podríamos añadir más como son la vida dentro de los muros, la existencia de una monarquía, la religión del Culto del Muro, etc Por desgracia, muchas veces este mundo solo existe como un escenario porque en sus primeros capítulos no construyó gran cosa. En vez de eso suelen proporcionarnos a mitad de capítulos cuadros con información que nos explican sobre este mundo, pero esto es un despropósito y solo sirve como curiosidad. Es potencial a medio desarrollar. Si estás interesado en conocer todos los aspectos del universo de Ataque a los Titanes puedes quedar un poco decepcionado.

Factor supervivencia casi desechado

Otro aspecto que llama mucho la atención del espectador es la atmósfera de terror y la sensación de que se trata de una situación de supervivencia al límite. Anteriormente, estábamos en una era de paz, pero ahora ha llegado a su fin. La inauguración de la época del terror sucede por culpa de los titanes. Para remarcar este miedo hacia ellos se insiste mucho en el estado psicológico de los personajes, así como las consecuencias negativas que ocurren alrededor de ellos. A diferencia de Eren, la mayoría vivían con la mentalidad de que lo mejor era estar dentro de los muros. El pensamiento de enfrentarse al enemigo les causaba un enorme miedo por lo que muchos de los soldados preferían unirse a la Policía Militar para huir lo más lejos posible de ellos. Tarde o temprano tenían que hacerles frente y se toparon con que son imponentes y no poseen ningún tipo de compasión. Lo peor es la impotencia ante como devoran a conocidos, vecinos, amigos y familia. Puede que los discursos tengan algún efecto, pero muchos preferirían desertar y marcharse con sus familias. Otros lloran de desesperación sin saber qué hacer y los últimos incluso se suicidan. También está la incertidumbre de no saber si próximamente alguno de los muros será derribado, causando problemas de escasez de alimentos y de espacio al tener que refugiar a una mayor cantidad de población que alimentar en un espacio más pequeño. En definitiva, las posibilidades que tienen son casi nulas en su situación.


Desgraciadamente el factor supervivencia se perdió en su mayoría tras el capítulo 8 con el descubrimiento de que Eren puede convertirse en titán. Probablemente algunos no lo comprendan, pero el hecho de meter poderes mágicos o sobrenaturales arruina una historia de este tipo. Elimina gran parte de la tensión que había en este momento porque ahora el protagonista es mucho más difícil que muera. No solo eso sino que ahora puede cargarse decenas de monstruos que antes no podría haber matado en su estado humano, pero no solo es el hecho de que Eren se haya convertido en un titán. También está la inclusión de personajes súper fuertes como Levi, que no tienen ningún problema para matar varios de ellos simultáneamente. Ahora el tamaño, su capacidad regenerativa o el ser impredecibles no importan ni la tercera parte de lo que hacían antes. En vez de ello ahora parece más una serie de acción donde los enemigos han cambiado a humanos capaces de transformarse en titanes y los anteriores titanes son relleno. Otro error que comete el autor es abusar del factor shock para dar a entender cómo es de cruel y despiadado su mundo. Este abuso consiste en matar constantemente personajes –sean importantes o no– y ver como sufren muchos de ellos. En una historia de este tipo es normal que mueran personajes y que sufran por supuesto, pero al autor constantemente está haciendo esto sin un control adecuado. Hasta el punto en que uno ya no siente ningún tipo de interés por ellos y resulta cansino ver como saca personajes solo para matarlos o gastar tiempo en las sensaciones de personajes que no conocemos. 

Matar monstruos nunca fue tan excitante

Puede que algunas escenas de acción sobren, pero la acción es un género en el cual Ataque a los Titanes sobresale. Cuando tiene lugar un encuentro entre los titanes y los mejores soldados se convierte en un espectáculo visual. Surcan los cielos y hacen todo tipo de maniobras para poder aplastar al titán que hay ante sus ojos. No solo son unas coreografías que te dejan tirado en el suelo de la emoción sino que las ejecutan a una velocidad endiabladamente alta. Sin duda, si en algo pusieron pasta es en este tipo de escenas porque la fluidez se sale de los baremos. En fin, ya me gustaría tener un equipo de maniobras tridimensionales para hacer todas esas virguerías. Por si fuera poco también hay combates entre un titán y otro titán. Muchas veces los combates cuerpo a cuerpo son sorprendentes, pero ver a dos gigantes agarrarse a puñetazo limpio mientras destrozan parte del lugar en que se encuentran es algo magnífico. También se nota la mano de la dirección de Tetsurô Araki porque seguro que otro director más amateur no podría haberlo hecho de igual manera. A esto en general también hay que añadir que los niveles de violencia son bastante altos a pesar de que cierta censura y no pasa lo mismo que en las OVAS de los 80 y 90, pero prefiero eso a la carnicería que hacían por ejemplo en Violence Jack (1986). Sigue siendo impactante ver como rompen partes del cuerpo y se expande la sangre. Por este motivo también creo que este anime se convirtió en una serie de “estilo sobre substancia” y ya no en algo de supervivencia.


El último aspecto interesante que me queda por mencionar es el misterio. Concretamente los misterios alrededor del sótano de la casa de Eren y la identidad de los titanes cambiantes. El primero no voy a comentarlo porque permanecerá oculto hasta que lleguen al lugar y esto solo lo alargan. El segundo creo que fue algo que se pudo haber mejorado. En el caso de Annie, lo compro para el espectador porque había indicios suficientes para adivinar que era ella. Pero los personajes se enteran de que es ella sin pruebas suficientes hasta que Armin se saca de la manga que el equipo de maniobras especiales que tenía Annie era el de Marco, algo que nunca revelaron. Sobre la identidad de los otros dos solo hay indicios que no demuestran mucho. La mayoría de los misterios se mantienen a la espera de ser revelados en la segunda parte que tendréis en unos días.

¿Ritmo de tortuga por avaricia empresarial?

Finalmente, nos hallamos ante uno de los mayores problemas de Ataque a los Titanes junto a su conversión en shounen, el problemático ritmo. Intentaré detallar esto lo mejor posible. Una historia para que fluya bien necesita contar lo que ocurre sin demasiados tropiezos. Es como correr en una pista sin encontrarse muchos obstáculos que sortear y así llegar en un tiempo correcto a la meta. Pero en Ataque a los Titanes muy pocas veces hay un paso adecuado. En sus primeros episodios se podría decir que sí, pero luego comenzaron los problemas y solo en algún episodio había un ritmo adecuado. En primer lugar, están los resúmenes del inicio. Su duración media suele situarse alrededor de 1 minuto y están presentes en todos los episodios menos tres. En segundo lugar, están los flashback. Buena parte de ellos son pequeños flashback que van desde unos pocos segundos o algunos minutos sobre cosas que han ocurrido ya. En otros casos son flashback sobre algo “nuevo”. Lo pongo entre comillas porque muchas veces no cuentan nada nuevo sino que muestran conversaciones que solo refuerzan un punto o explican algo que ya podríamos entender sin necesidad y que ralentizan la línea que había hasta el momento y muchas veces se meten en medio de un conflicto. Algunos son necesarios, pero estarían mejor colocados cuando aprovechan algún momento de relajación. Asuntos como la activación del poder de titán podrían ser explicados en unos minutos y le toma medio capítulo. Aparte de introducir este flashback en medio de la operación. En tercer lugar, hay mucho tiempo gastado en dar cámara a personajes terciarios que van a morir en los próximos minutos. En algunos casos esto está bien para añadir tensión a la atmósfera, pero lo hace de manera tan reiterativa que ralentiza más de lo que debería. Fácilmente nos podríamos haber ahorrado unos siete u ocho capítulos sin contar el recopilatorio. 

Personajes

-Eren Jäger: Su personalidad es la propia de cualquier chico shonen, es decir, idealista, valiente y sin talento, añadiéndole la categoría de vengador. Siempre está repitiendo frases como “exterminaré a los titanes” o “me vengaré”. Normalmente las dice gritando o bien se muestra enfadado con el resto por no compartir sus ideas. Durante la primera temporada hasta la mitad sus diálogos estaban compuestos por este tipo de frases o bien dando discursos hacia sus compañeros. Puede decirse que es un personaje bastante plano.

-Mikasa Ackerman: Al igual que Eren, Mikasa no es un personaje complejo. La razón de su existencia es Eren y solo él, hasta el punto de que casi le daba igual morir cuando creyó que había muerto. Un punto que podrían haber aprovechado, pero han seguido la misma línea desde entonces. Ella básicamente se encarga de protegerlo y de que no cometa estupideces. La mayoría de su encanto reside en que es una máquina matando monstruos. No tiene mucho más que ofrecer. Las interacciones entre ambos dos son casi todo el rato igual y no hay química porque no se escuchan el uno al otro. Uno suelta el mismo discurso de matar titanes, mientras la otra solo le dice que lo protegerá.

-Armin Arlert: Su personalidad es la propia de un chico tímido e inseguro, pero valiente en momentos determinantes. En comparación a los otros dos del trío protagonista, Armin es un poco mejor. Realmente es de los pocos que muestran algo de materia gris. Nadie tiene buenas ideas, menos él y algún personaje más. Sus interacciones con el resto del grupo no pasan de lo correcto, siendo Eren y Mikasa con quien más se relaciona.

-Levi Ackerman: Capitán del Cuerpo de Exploración que estaba encargado en un principio de la supervisión de Eren mientras estaba bajo sospecha. En el pasado era un famoso matón de los bajos fondos, pero cambió cuando conoció al comandante Erwin. Levi se caracteriza por ser un hombre con mal genio, violento y de trato difícil. Esto no le impide preocuparse por sus hombres como el que más, aunque lo oculta bien. Una faceta simpática de Levi es su obsesión por la limpieza. Sin duda, tiene algo de carisma y un carácter que encanta a las mujeres, así que se trata del personaje más popular de la serie. Sin embargo, tiene un problema básico: la falta de humanidad. Algunos dirán que no, pero sus reacciones frente a las muertes de sus compañeros de escuadrón y la forma que tiene de hablar con sus subordinados para consolarlos indica una falta enorme de emociones. Prácticamente no tiene ninguna respuesta. No porque el mundo sea cruel tú tienes que actuar como alguien sin emociones todo el rato.


Alrededor de ellos hay muchos personajes revoloteando, sobre todo sus compañeros de promoción. Pero al ser tantos y no centrar el foco en unos cuantos, ninguno de ellos tiene suficiente cámara para que nos importe lo que hacen. Realmente que mueran o vivan es poco importante porque no son importantes para la trama. De haber aprovechado mejor el tiempo de entrenamiento como cadetes para reforzar lazos entre Eren y sus compañeros, centrándose especialmente en algunos ahora podrían ser importantes. Pero en vez de eso dedicaron la mayor parte del tiempo de uno de los dos episodios a ver como Eren conseguía superar una prueba.

Algunos mencionarán a Sasha Brauns, pero simplemente es un personaje de alivio cómico. No hace nada relevante y solo está ahí para provocar risas con su obsesión con la comida. El único que de verdad le conceden un papel secundario sólido es Jean Kirstein. No tiene una caracterización muy buena, pero no está mal. Además hasta tiene un pequeño desarrollo durante la primera temporada. Pasa de ser un tipo algo engreído que se preocupa solo por sí mismo a ser un líder interesado en el bienestar de sus compañeros tras la muerte de su mejor amigo que creía que podría ser un buen líder. Por encima, también es de los pocos que utilizan la cabeza como Armin.

Otra de las razones por las cuales los personajes no importan mucho en esta obra es la tendencia a presentar algunos y luego matarlos u olvidarse de que existen. Uno sería el comandante Pixis, un oficial excéntrico, pero sensato y de mente abierta. Con gusto por el buen licor. Por desgracia, desaparece poco después de aparecer. Otros personajes que pudieron ser potencialmente interesantes son los miembros del Cuerpo de Exploración que no son Levi, Erwin o Hanji. Ejemplo sería el escuadrón de Levi, quienes fueron presentados en el capítulo 15. Todos ellos terminan muriendo a pesar de ser valiosos miembros en la lucha para los titanes por las ansias del autor en matar a todo elemento que encuentra. Y eso que servirían como parte del mundo de la serie, pero los eliminan a casi todos y la organización ya no importa un pimiento.

Arte y Banda Sonora

Este anime se debe a la colaboración de dos estudios: Wit Estudio y Production I.G. El primero es famoso por su reciente éxito Owari no Seraph (2014), mientras que el segundo por otras como Ghost in the Shell (1995) y Psycho Pass (2012). Como muchos trabajos de ambos estudios, Ataque a los Titanes tiene una animación muy buena. Sin embargo, ni de lejos es tan perfecta como sus fans creen. La razón se encuentra en que la mayoría solo recuerda los momentos de acción en vez de todo el conjunto. Estos dos estudios fueron astutos al usar una técnica que consiste en animar de forma excelente las escenas con más movimiento, mientras que aquellas donde están hablando o donde no hay acción hay muchas escenas estáticas. Además lo hicieron de manera que no llamara demasiada la atención, pero hay que ser consecuentes. Otro mérito de la adaptación animada es que realmente mejora al manga porque este tiene un dibujo bastante crudo. A veces parecían dibujos abocetados. Los diseños de personaje tienen su aquel por varios motivos como  estar dibujados con un trazo grueso muy curioso. En anatomía, todos son muy similares porque son flacos y de estatura similar, pero hay mucho detalle en los rostros. Los ojos sobre todo resaltan cuando hacen algún plano detalle. Más impresión causan los titanes con su aspecto tan singular, por no decir macabro, y la variedad que hay de los mismos.


La banda sonora de Ataque a los Titanes está compuesta por Hirayuki Sawano, conocido por otros trabajos como Ao no Exorcist (2011) o Guilty Crown (2011). Es uno de los mejores compositores del medio en la actualidad. Con estas referencias, no nos defrauda en esta titánica serie donde la música es algo omnipresente. La sentimos, la vivimos. Sin ella esta serie no habría alcanzado un nivel tan alto, tan épico. En los combates esta consigue que saltes de la silla de la emoción, con tantas ganas que te planteas repartir golpes a diestro y siniestro. Un enorme que trabajo que se refleja en todos sus temas musicales internos. Además, la música ayuda mucho a sentirse inmerso en el ambiente de peligro e incertidumbre que rodea a los personajes. Su mayor defecto sería que posee pocos temas musicales, como ocurre con casi todas las bandas sonoras de Sawano, pero sigue siendo sobresaliente. Asombrosamente sus openings están a un grado igual o mayor. El primero es Guren no Yumiya y el segundo Jiyū no Tsubasa, ambos son igual de especiales para mí aunque el primero haya sido el más impactante para el público general. Tanto ha sido que hay cientos de parodias del mismo.

Calificación: 6

domingo, 11 de junio de 2017

Reseña: Natsu e no Tobira


  • Año: 1981
  • Duración: 1 hora
  • Estudio: Madhouse
  • Género: Drama, Romance

Tras el verano 

Sinopsis 

El inicio del verano llega a cierta academia francesa que tiene por protagonista a Marion Fiesse, un joven guapo e inteligente que goza de bastante popularidad. Marion se define como una persona racional y desprecia los sentimientos como el amor, pero un buen día se topa con una noble que le hace cambiar su perspectiva frente a esto. Así mismo dentro de su grupo de amigos, las cosas se tuercen.

Conocer el amor no es suficiente

Cierto día, cuando estaba haciendo mis listas para ver anime, me topé con esta película de corta duración. Se trata de una adaptación de un manga de Keiko Takemiya (Terra e...), autora de shojo y pionera en el género del shonen-ai. En la película podemos ver sus interesantes contribuciones al medio, pero vayamos con la historia en sí.

La película abre con una intrigante escena donde dos jóvenes se baten en duelo mientras cuentan los pasos y se giran para disparar. En este momento el que parece ser nuestro protagonista intenta pararlos. Por lo tanto, vemos como la película utiliza una narrativa circular para incrementar nuestro interés. Esperemos que con razón, ¿no? Luego hay un retroceso en el tiempo y nos situamos a inicios de las vacaciones de verano. La historia parece estar ambientada en un internado francés del siglo XIX  que pone su atención en un grupo de chicos. Los preceptos y normas de la escuela no son de su agrado, así como tampoco sus estrictos tutores que no se rigen por criterios más lógicos. Todos los miembros del grupo están bastante de acuerdo con la idea de que la razón es la base y su líder habla con bastante desprecio del amor al ser un sentimiento cuya lógica se nos suele escapar.

Precisamente, el tema principal en esta obra es el paso a la madurez a través del amor y las consecuencias de este. La adolescencia suele ser una etapa de nuestras vidas complicada, pero muy importante. Y si algo se suele asociar a ella suele ser el amor. El encuentro del protagonista con una mujer, Sara Vieda, supone un paso en esta dirección que anteriormente él rechazaba. La verdad primero hay que entender que Marion es un chaval que odia a sus padres, especialmente a su madre que por las cartas que le manda tiene un amante. Por ello tiene una mala imagen de las mujeres y no confía en ellas, lo que le causa cierto miedo y rechazo cuando se habla de amor o sexo. Muy en el fondo ama a una chica llamada Ledania, pero no quiere interactuar con ella y rompe sus cartas. Por ello, Sara tomará el rol de maestra para enseñarle que las relaciones amorosas pueden ser maravillosas y que no tienen porque rechazar por automático el amor. No debe ser tan egoísta y ocultar sus sentimientos sino expresarlos para sentirse mejor consigo mismo.

Una vez acepta este hecho y mantiene una apasionada relación la susodicha durante una semana, el chico gana confianza en sí mismo y es mucho más extrovertido. Antes de nada me gustaría resaltar el hecho de que retratan la relación entre un joven menor de edad y una mujer de mediana edad. Algo muy atrevido e inusual, al ser una romance prohibido. Por su parte, sus amigos son ignorados durante esa semana y no casi todos no ven con buenos ojos su relación con una mujer tan mayor. En realidad ellos mismos también tienen sus problemas problemas amorosos: Lind y Jack compiten por el amor de Ledania (la chica enamorada de Marion), y Claude está confuso porque tiene sentimientos amorosos por Marion. Por su parte, Lind es un hombre que busca ganarse un status y para él Ledania, hija de un político, es un buen partido; y por otra parte, Jack ama a Ledania sin ninguna pretensión más que ese sentimiento. El caso de Claude es más grave porque él no entiende lo que está experimentando por Marion y nadie puede ayudarlo, encontrándose solo y muriéndose por dentro al ver a la nueva pareja. Aquí también vemos el primer indicio en el anime de un amor homosexual expresado por Claude.

Con una historia dramática que levantaba el interés del espectador y que se atrevió a introducir temas tan polémicos y frescos dentro del anime, ¿cómo no podía ser una obra, al menos, superior al promedio? Por desgracia, esa historia no podía salir bien por un solo motivo: no había suficiente material y tiempo para desarrollar y profundizar de forma apropiada esa historia. Una película de apenas una hora no podía ofrecer un resultado satisfactorio sino, por lo menos, una miniserie de seis episodios. Los problemas derivados de esta falta de contenido son, en primer lugar, la falta de caracterización para casi todos los personajes. Sin establecer cómo son los personajes centrales y sin tiempo para hablar sobre sus dilemas y problemas no podemos empatizar adecuadamente con ellos. Por ejemplo, Claude solo da referencia a ese amor por Marion mediante una imagen suya en un pequeño momento y luego pasa al drama de verle sufrir porque Marion está con Sara. Apenas sé nada de él y no se responden preguntas cruciales: ¿Qué hizo que se enamorara de él? ¿Desde cuando está enamorado? Así igual con los otros cuyos amores y problemas se plantean en base a pequeños momentos porque no hubo tiempo para establecer nada.

Los eventos se suceden de forma demasiado rápida y, por ello, también la historia de Marion no cautiva lo suficiente. Sabemos porque siente rechazo a las mujeres, pero se aborda el asunto de forma algo superficial. He de alabar que ciertos momentos y la expresión de sus miedos por medio de imágenes sea acertada, pero el problema no desaparece. Luego su transformación gracias a la noble -que en realidad no es más que un plot device cuyo propósito es propiciar el cambio- es inmediato y no se nos muestra toda esa maravillosa semana que vivió. Puede que un enamorado con locura cambie mucho, pero normalmente el cambio se dirige hacia la persona amada y no tanto con los demás. A continuación todo toma un rumbo demasiado muy exagerado y propio de una telenovela porque surgen conflictos de grave importancia como la muerte de Claude o el duelo a muerte entre Lind y Jack. ¿Cómo demonios pueden ser tan exagerados para que estos conflictos intenten acabar con la muerte? Lo siento, no es convincente tanta exageración para causar impacto. Por último, el final termina con la llegada del otoño y el fin de ese amor veraniego que no acaba bien porque no tengo la impresión de que sirviera para mucho. Marion intentó salvar a sus seres queridos, pero resulta herido y nada nos dice si aprendió que ese amor ingenuo que no toma en cuenta las consecuencias puede ser peligroso. Aunque lo hiciera, como dije, el tono era desmesurado para lo que pretendían convierte en ridículo el mensaje y temas de la obra. Sin duda, este largometraje fue interesante, pero desde el principio estaba condenado a quedarse corto.

En cuanto a los valores técnicos, la calidad del anime es un poco pobre para ser una película. Los diseños de personajes se ajustan al modelo del shojo: chicos muy femeninos, piernas largas, pestañas cuidadas, piel lisa, etc En resumen, sus rasgos enfatizan la belleza de los personajes, pero son muy parecidos entre ellos. El fondo es generalmente borroso y no llaman la atención, excepto ese campo de flores rojas donde tiene lugar el duelo. Si hay algo a destacar es cierta escena donde el espectador se sitúa detrás de la ventana y ve a Marion y Ledania hablar bajo la lluvia. Pareciera como si nosotros estuviéramos físicamente ahí viendo la escena. La música está compuesta por Kentaro Handeda, cuya partitura es una mezcla de violines, saxofón y piano. Esta banda sonora tiene un toque místico dotado de mucha preciosidad. Digamos que me transmite bastante bien la impresión que tengo del anime.

Calificación: 5,5

miércoles, 31 de mayo de 2017

Análisis al detalle: Dragon Ball Super (Manga) Parte 1


No creo que sea necesario presentar este manga porque todo el mundo, incluso aquellos no fanáticos de la cultura japonesa saben qué esto es una secuela de Dragon Ball, así que me ahorraré una sinopsis. 

Una vez dicho esto, me gustaría haceros una pregunta: ¿Creéis que el manga de Dragon Ball Super es mucho mejor que su anime? No es mi intención responder inmediatamente sino que penséis los lectores si de verdad lo es. La mayoría me diréis que al menos no tiene relleno. Más allá de que os moleste el relleno porque eso solo es un aspecto negativo y no el factor determinante que pueda provocar que la historia dibujada sea mejor. Muchos declaráis que al no enfocarse en cuestiones superfluas e irse directamente al grano lo hace mejor, pero estáis claramente en un error porque no siempre tener un ritmo rápido es bueno. Y eso pasa con este manga que algunos tildan de promocional porque todo ocurre tan rápido que muchos eventos se entienden mal sino viste el anime o las películas. En otros casos, los personajes se introducen sin darnos información suficiente sobre ellos aparte de unos pocos datos o diálogos. De ahí que un ritmo excesivamente rápido para la trama sea tan perjudicial como meter relleno, aunque tú puedas disfrutarlo algo más. 

Otros aludiréis al dibujo para demostrar la superioridad del manga frente al anime, lo cual es verdad pero con matices. No obstante, sabéis que el anime saca un capítulo semanal mientras el dibujante del manga saca un capítulo al mes. Con esto solo quiero señalar un dato importante que no forma parte de alguna defensa mía. Lo que sí es verdad es que el dibujo de Toyataro es inferior al de la mejor época de Toriyama. Toyataro admira mucho al creador de Dragon Ball y por eso muchas veces se dedica a emularlo y cuando este no lo imita su dibujo decae. Hay varias muestras en la red de esto. Podéis notar también como el dibujo es muy inferior cuando se trata de dibujar a los personajes en planos lejanos. Así que no creo que deberíais molestaros en defenderlo, más cuando Toriyama trabajaba semana a semana, mientras Toyotaro mes a mes. Pero ahora pasaré a dar mis argumentos de cada arco.

Saga de la Batalla de los Dioses

Esta saga solo dura 4 episodios de unas 20 páginas cada uno, es decir, una saga totalmente apresurada porque comparándolo con la película -de hora y media de duración- es insignificante. Y me dirás que si has visto la película no pasa nada, pero el caso es que el manga no debería depender de otros productos para SOS-TE-NER-SE. Eso solo indica que es un producto derivativo hecho sin muchas ganas. En fin, esta pequeña saga en todos los materiales (manga, anime y película) es una excusa para introducir a los nuevos dioses y una nueva transformación: el Super Saiyajin Dios. 

Hablando de esta introducción... es muy deficiente. El esquema de esta saga es como la mayoría de Dragon Ball Z, un esquema que se repitió hasta el hartazgo. Un nuevo enemigo aparece y Goku tiene que encargarse de derrotarlo, no sin antes los demás hagan tiempo para entretenerlo mientras. Ciertamente el resultado no termina así, pero se desarrolla tal cual. Hablando del enemigo, Bills, este es un dios de la destrucción que se preocupa más de estar entretenido y comer bien que de otra cosa. Su diseño de personaje con similitudes a la mitología egipcia le da un aspecto muy guay y su personalidad, al menos, difiere de los villanos acostumbrados. El problema es que aquí ni siquiera le dan una presentación adecuada y hasta que el Kaio del Norte lo nota llegar ni sabemos que es el Dios de la Destrucción. Ni tenemos información sobre él ni se define bien hasta que pasan los episodios. Simplemente nos cuenta sobre el sueño que tuvo y se dirige a luchar con Goku. Solo sabemos que dios es y que es el más poderoso. Otro hecho conectado con esto es que la continuidad de esta saga crea problemas de coherencia. Bills se supone que es el ser más fuerte del universo junto a Wiss, pero Freezer era el más poderoso. Ok, Célula fue creado así que no sirve y Bu, bueno es un fallo, pero podría no haber sabido de él. Sin embargo, a Bills lo conocía así que hay una contradicción entre lo que dice Freezer y Bills. Incluso Vegeta sabía de Bills y nunca nos informó de ello. ¡Qué curioso! ¿Verdad? El otro hecho es que Bills dice que le ordenó a Freezer destruir el planeta de los Saiyans cuando en el especie de Bardock y en la serie se dice que esto no fue así sino porque los consideraba peligrosos (la leyenda del Super Saiyan también se debe tener en cuenta). [Error en lo de Bardock, disculpas en eso].

Su obsesión e inconsciencia salen a relucir

El siguiente hecho a resaltar es la personalidad de Goku. Si ya en las últimas sagas de Dragon Ball Z, ya empezaba a ser alguien más preocupado por las peleas que por la seguridad del planeta ahora se ha vuelto un completo obseso por pelear con gente más fuerte. Sus diálogos solo refuerzan su estupidez al hacerle ver más tonto como sino fuera capaz de comportarse al tener que tratar con una divinidad. Hasta Goku de pequeño, tras entrenar tanto, tenía ciertas características propias de un sabio. ¿Y me dices que ahora este luchador experimentado parece un crío de 10 años? Otro de los problemas más graves es la diferencia tan abismal entre el poder de Goku y el de Bills. Hace ver como que todo el entrenamiento de Goku no sirva para nada -le gana con un golpe en la nuca- y de ahí que tengan una excusa para regalarle un modo nuevo. Un modo que se obtiene juntando las manos entre 6 Super Saiyan... ¿En serio, obtener un poder tan superior es tan fácil? ¿Entonces porque las transformaciones anteriores mucho más débiles eran más difíciles de conseguir? Mejor dicho, ¿en serio los fans se tragan esto? ¿Y me decís que os gusta ver como humillan a vuestro protagonista para después obtener un nuevo modo? Los fans más patéticos que he visto en mi vida. Pero bueno no debería sorprenderme cuando justifican hechos que afectan a la escala de poderes como es que Vegeta en Super Saiyan 2 sorprendiera a Bills y lo mantuviera un pequeño rato inmovilizado con sus golpes cuando Goku en Super Saiyan 3 no le dio ni un golpe. Seguro muchos no justificáis a vuestros políticos cuando estos se contradicen, pero cuando Dragon Ball lo hace decenas de veces le perdonáis o intentáis buscarle sentido.

Nota: 3

Saga del Universo 6

Este arco abarca desde el capítulo 5 hasta el 13. Una duración algo corta, pero más apropiada para esta saga. El caso es que sigue siendo mala. De verdad me sorprende la falta de imaginación de sus creadores. Ahora en vez de recurrir al esquema anteriormente mencionado deciden sacarse una saga de torneo que ya hemos visto un montón de veces en el primer Dragon Ball. Se habría salvado de mi crítica negativa si hubiera tenido la bondad de hacer un torneo mínimamente interesante, pero terminó volviéndose el torneo de Goku y Vegeta.

Para empezar, nuestros protagonistas ganan un nuevo modo azul porque... sí.  Tampoco se atrevan a decir que estuvieran utilizando trajes pesados. Eso no excusa otro modo nuevo y tampoco vimos un proceso de entrenamiento. Nos sueltan que Freezer volvió a atacar la Tierra en una sola viñeta grande y que durante ese momento consiguieron evolucionar. Esto de conseguir transformaciones es como conseguir cromos. ¡Ninguna dificultad! Pero oíd fans de DB, ahora tenéis un nuevo color de pelo. Durante este entrenamiento que tienen con Wiss, llega el hermano de Bills (un dios de la destrucción de otro universo) con su acompañante. Aquí debo decir que el creador del diseño era un perezoso sin ganas porque casi clonó los diseños en vez de añadirles diferencias más notorias y por eso tenemos un Bills pero que está gordo. El caso es con su llegada Bills y Vados piensan tener una competición cuyo premio será cambiar la Tierra de un universo por otro porque el glotón de Vados no tiene una Tierra donde hagan comida deliciosa. No es un desafío que de buenas a primeras de mucha tensión al asunto por lo ridículo del motivo de Vados.

Pensando en el bien de todos.

Más tarde, se habla de que Vados estuvo reuniendo las Super Dragon Balls, cuya única diferencia con las que conocemos es que tienen deseos ilimitados. Algo que ya provoca problemas de por sí porque... ¿qué pasaría si hubiera un villano que intentara apoderarse de ellas? Podría destruir todo el universo si quisiera. Y no, no excusen su existencia diciendo que hay poca gente que sabe para que podrían servir si uno encuentra una. Su propia existencia es un peligro. A continuación, vemos como el idiota de Goku le pide a Bills que hagan el torneo, demostrando una vez que ahora solo es un obseso que piensa en luchar. ¿Para qué imaginar si algo saliera mal? ¿Para qué consultar la opinión de los propios habitantes de la Tierra? Nada, nada. Y en otra muestra de falta de imaginación a pesar de ser un torneo interuniversal ponen las mismas reglas que en cualquier puñetero torneo de la Tierra. Ni imaginación tienen de pensar unas reglas diferentes a pesar de que los dioses, sus subordinados o sus peleadores podrían tener costumbres diferentes y saber de un tipo de torneo más extraño. Para finalizar el episodio vemos como Bulma aprende a hacer un radar de unas bolas del dragón que nunca ha visto. Y en un par de días. Todo muy coherente. ¿Para qué añadir esfuerzo a alguna tarea de los héroes? Y cuando creía que añadirían algo de dificultad a encontrar la bola del dragón acuden a un plot device (es decir, un artilugio de la trama) llamado Gran Zunou para que les digan donde está. Así sin molestarse y sacándose un tipo que le suelte la información sin más. Al menos, la escena es graciosa por las "condiciones" que pide este sabio. En cierto sentido si Dragon Ball Super fuera una comedia con cierto esfuerzo sería hasta algo mediocre.

A partir de aquí, rápidamente reúnen a los guerreros para el torneo en un par de viñetas (este manga tiene mucha tendencia a resumir todo) y Goku y Vegeta luchan un poco en la sala del tiempo. Nada que no hayamos visto. Y por fin llega el día del torneo. Conocemos a Monaka, el cual es una estafa creada por Bills para motivar a Goku. Me provocó unas ligeras risas, pero vamos es algo que Toriyama ya ha hecho bastante en el pasado con otros personajes como Mr. Satán. Al llegar al lugar del torneo vemos como los Kaio-shin se presencian como espectadores y también que se han separado de su fusión con los pendientes gracias a las bolas del dragón. Dios mío, el pobre dragón no da abasto con tanto pedido. Parece como el bolsillo mágico de Doraemon. En un alarde de creatividad de Toriyama tenemos un clon de Freezer y otro Saiyan. Pero sigamos...

En otro capítulo vemos como la imaginación de Toriyama sigue muy "viva".

En primera instancia tienen que hacer un examen escrito que termina siendo una idiotez para echar a Bu del torneo y darle más protagonismo a Goku y a Vegeta. ¿Para qué era necesario un examen escrito? Ni siquiera es algo que hicieran para darle un matiz de juego psicológico a Dragon Ball Super o algo. No. Es simplemente cubrir respuestas que sabría responder un niño. Y para darle aún menos emoción el primer combate solo es puro espectáculo de intercambio de golpes con un Goku que está autolimitándose al no utilizar todos sus poderes. ¿Qué interés voy a tener en este combate entonces? Bien es interesante ver como Goku se las apaña para vencerlo a pesar de que sus golpes no le afectan (¿por qué no le afectan? Solo por ser de una especie de goma o algún material resistente a los golpes no me parece excusa del todo) agarrándolo y mandándolo fuera del escenario. Pero hubiera agradecido que no pusieron diálogos como que Goku va a tener problemas para vencerlo. Por favor...

Comentarios "inteligentes"

A continuación, toca el combate con Frost, el segundo más fuerte del otro universo sin contar a los dioses y que está a un nivel un poco por encima de Freezer. Es decir, otro combate que es una pérdida de tiempo porque Goku podría haberle volado la cabeza cuando quisiera subiendo al Super Saiyan 2 por ejemplo. Esto ya nos dice como será de aburrido el torneo. No hay tensión. En cuanto al combate es lo mismo hasta que se transforma en su fase final: intercambio de golpes con alguna sorpresa casual. Cuando se transforma en la forma que todos conocemos, el combate se encrudece y empiezan a utilizar ataques de energía. Nada nuevo hasta que ahora el tipo este tiene una aguja paralizante y vence a Goku por eso... ¿En serio me tomáis el pelo? ¿Ahora Goku puede ser afectado por una parálisis cualquiera? Ya no saben que estupidez meter para crear algo de emoción. Después vemos como Piccolo es derrotado por Frost fácilmente a pesar de que debería tener un poder equivalente a un Super Saiyan 2. ¿Nadie se acuerda ya de que entrenó en la Sala del Tiempo y estaba al nivel de los androides Nº 17 y Nº 18? Piccolo acepta su status de personaje de relleno. Qué manera de humillar a un personaje que fue tan importante. Y curiosamente Jacko un personaje con cero importancia aquí es capaz de ver la arma que usa Frost y no Vegeta o Piccolo... Muy bien no sé para que leñes entrenan si son unos retardados incapaces de ver algo que podrían ver fácilmente con su poder. Al final Vegeta lo manda a freír espárragos sin casi esforzarse. Esto demuestra que todo el combate fue una pérdida de tiempo y le pudieron haber ganado desde el minuto uno. Para rematar Piccolo ni se siente ofendido por perder. Debería darles vergüenza leer esta basura que humilla a sus propios personajes más icónicos.

Eso digo yo quien te ha visto y quien te ve ahora. Te has convertido en un inútil.

 En cuanto al personaje, nada reseñable que decir. Es más un tramposo sin orgullo que un emperador del universo como lo era Freezer. Otra cosa que me hace gracia es que ahora los personajes parece que se cansan más al luchar cuando todos nos acordamos que las luchas que mantenían antes eran en un tiempo muy prolongado. ¿Tampoco ahora nadie se acuerda de Goku y sus amigos contra Freezer en Namek combatiendo durante un porrón de tiempo? Hacen un poco de ejercicio y ya están "cansados". La siguiente pelea no sé si comentarla simplemente tiene una función cómica que de verdadero peligro para Vegeta. ¿Y cómo va a existir un metal que sea inmune a los ataques de Vegeta? Por mucho que sea resistente es una idiotez. Él mismo hace varios años era capaz de destruir planetas sin inmutarse. Pero lo más tonto es que la gana por insultarlo. AY, QUÉ ESTUPIDEZ. Después el flipado de Vegeta tan orgullo empieza a machacar al saiyan del otro universo porque no alcanzó el Super Saiyan. Parece que se olvida que ni hace 20 años era cientos de veces menos fuerte y por encima ni podía soñar con llegar a ese estado. Oh, pero sorpresa era para que consiguiera el criajo el Super Saiyan solo ENFADÁNDOSE. Que va ni entrenamiento ni leches. Los estados del Super Saiyan son como comprar un caramelo.

Y con esto explicaré una cosa queridos lectores. No porque el autor de una explicación u ofrezca una justificación para conseguir un power-up quiere decir que no sea una CONVENIENCIA argumental, es decir, que ayude a los protagonistas a superar los retos por delante dándoles una ayuda porque de otra manera no podrían. Si vas a dar un power-up antes debes hacerles pasar por algún entrenamiento nuevo y que de verdad suponga un cambio importante respecto de su estado anterior. Que sea el fruto de un enorme esfuerzo y gracias a un nuevo método. Si regalas poderes sin ton ni son se hacen ver fáciles como si cualquiera pudiera hacerlo y todo el esfuerzo que hicieron antes no tuviera valor alguno. Desvaloriza totalmente. Así que ya sabéis no porque por ejemplo existan las semillas del ermitaño quiere decir que no sean convenientes para curar a los protagonistas cuando más lo necesitan en vez de apañárselas de otra manera.

Finalmente, tenemos al último luchador del otro universo, Hit el asesino. El diseño es claramente parecido a otros villanos que hemos visto, no se lo han currado mucho la verdad. Este derrota a Vegeta fácilmente sin ningún esfuerzo solo para crear interés en los lectores a pesar de que Vegeta podría haberle hecho mucho daño. ¡Pero esperad! ¿Sabéis porqué le derrotó? Pues porque saltaba 0,1 segundos en el tiempo. A pesar de estar en Super Saiyan Azul... Bueno pero ya la pelea con Goku carece de total sentido porque este empieza sin usar ningún estado. ¿Si esto es así como pudo vencer a Vegeta tan fácil? Un Super Saiyan Azul es como 1000 veces más superior que un saiyan base y me estás contando que no hubo diferencia? Un golpe de Hit tendría que haber matado a Goku cuando estaban luchando así. O en vez de eso Vegeta debió haber aguantado muchísimos más golpes. Coherencia NOT FOUND. Pero continuemos, Goku empieza a llevarle ventaja porque está prediciendo donde aparecerá. Vamos un poco como jugar a las adivinanzas porque si para el tiempo este puede aparecer donde quiera. Luego pasa a convertirse en Super Saiyan y Hit lucha más en serio, lo cual no tiene sentido tampoco porque al segundo no se le ve aumentado su poder. Goku se cansa en menos de un minuto de luchar así. MACHO TANTO ENTRENAR Y NO AGUANTÁIS NADA. Pero tranquilos saca su Super Saiyan Rojo y supera otra vez a Hit, pero solo temporalmente... Otra vez carece de sentido porque aumentó su poder unas 100 veces al menos y de haber querido podría haberle matado varias veces porque es decenas y cientos de veces más rápido. Aprovecharía un descuido y Hit ni tendría tiempo de usar el salto temporal. Pero qué más da, ahora Goku es capaz de romper el salto temporal porque... es más poderoso. Oh gran explicación. En serio, la gente se traga esto? Ya ni explicaciones elaboradas hacen. Bueno al final gana Hit porque Goku abandona. Y así acaba el torneo no sin antes venir el Rey de Todo y hacerse amigo de Goku.



Y solo quería comentar esta explicación retrasada. Miren el comentario de Wiss. ¡Qué conveniente que solo pudo haber sacado la décima parte de su poder! ¡Oh, pero esperen! ¿En base a qué? Pues a que se transformó "muchas veces". Oh my god, pero si apenas hizo nada. Venció a un par de idiotas con su primera fase y luego activó dos veces el Super Saiyan Azul. Qué excusas más patéticas. Incluso cuando entrenan o lucharon con los androides y Cell pudieron aguantar mucho más tiempo combatiendo. Es tan estúpido. Y aquí ni siquiera están apenas heridos. ES HILARANTE.

Nota: 4

En conclusión dos sagas que son malas con creces. Inferiores a cualquier otra saga de Dragon Ball que haya existido, exceptuando sagas de relleno del anime. La del torneo es un poco mejor porque al menos sucede con más naturalidad que la primera y tiene alguna cosa rescatable, pero siento que incluso estoy poniendo demasiado nota a ambas. En fin, ahora el que quiera puede defenderlas en comentarios.